El dulce azúcar de cada día

azucar

Los peligros de consumir azúcar en exceso son bien conocidos, y fueron reconocidos oficialmente en las recomendaciones nutricionales 2015-2020 de los Estados Unidos. Estas recomiendan limitar el consumo de azúcares a un máximo de 10 % de las calorías diarias.

Según la consultora Euromonitor Internacional, Chile es el segundo país del mundo que más consumo de azúcar, con 142.7 gramos per cápita al día.

El azúcar no es mala en sí misma, al contrario, necesitamos hidratos de carbono o azúcares, pero estos deben ser de buena calidad, como los que se obtienen de la fruta.

El azúcar de la fruta, posee cantidades variables de fructosa. Sin embargo, hay marcadas diferencias entre consumir el azúcar de la fruta y la fructosa de otros alimentos.

La fruta fresca que comemos puede tener hasta 10 gramos de fructosa por porción, lo mismo que puede contener un vaso de refrescos, sin embargo, nuestro organismo hace diferencias entre el azúcar derivado de la ingesta de una fruta y aquel que se utiliza para endulzar alimentos industriales.

Cuando comemos una fruta no estamos consumiendo sólo fructosa sino también fibra, carbohidratos complejos, micronutrientes con función antioxidante y fitonutrientes buenos para el organismo.

En el caso de la fructosa de la fruta fresca la glicemia no se eleva bruscamente, como puede suceder con un refresco o una golosina, por lo que no se libera tanta insulina y las probabilidades de formar tejido adiposo son menores.

Entonces la diferencia entre el azúcar de la fruta y la fructosa de otros alimentos a los que se añade industrialmente para dar sabor es clara, pues en éstos últimos productos la fructosa es mucho más riesgosa para la salud e incluso hay fuertes vínculos entre su elevado consumo y el crecimiento de las cifras de obesidad, con todas sus consecuencias: resistencia a la insulina, diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares, por solo nombrar unas pocas enfermedades crónicas.

El consejo que damos en VitaSana es comer la fruta entera y no comer las comidas procesadas, en especial aquellas que vienen endulzadas con jarabe de maíz de alta fructuosa, jugo de manzana concentrado y productos similares ya que producen brusco aumento de la glucosa y de la insulina en la sangre, ambas con efrectos colaterales muy perjudiciales.

Nunca olvidemos que “somos lo que comemos” (Hipócrates, 460 AC)

Nuestro organismo esta diseñado, producto de miles de años de evolución, para mantenerse sano.

Pero tenemos que darle las condiciones para que pueda hacerlo, y para esto es fundamental una correcta nutrición.

En VitaSana hacemos talleres de nutrición en los cuales se enseña a comer adecuadamente y en forma natural, el primer paso para mantenerse saludable.

compartir