El peligro de la grasa corporal

El problema de la grasa corporal no es sólo estético.

 

El aumento de grasa corporal produce un tipo de inflamación que eleva el riesgo de adquirir enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades autoinmunes y Alzheimer y prepara el terreno que favorece el desarrollo del cáncer.

 

Este tipo de inflamación se conoce como inflamación crónica mínima persistente.

 

No es una inflamación aguda, como una apendicitis, en que el organismo reacciona rápidamente protegiéndolo, sino que es un tipo de inflamación que no se siente, que no notamos, que permanece mucho tiempo dañando nuestros órganos y que no da síntomas clínicos hasta que el organismo ya no puede compensar esta agresión y se transforma en una enfermedad declarada con todos sus síntomas.

 

Uno de los factores más importantes en la acumulación de grasa y en la producción de la inflamación crónica y de las enfermedades metabólicas es la dieta moderna.

 

Durante la era paleolítica, hace 2.5 millones de años, durante la cual se formó nuestro genoma, se consumía pescado como una fuente proteica fundamental, rica en la benéfica grasa Omega 3, que nos protege contra la inflamación.

 

Lo que sucede actualmente es que hay un  aumento en el consumo del Omega 6 inflamatorio y disminución del consumo del Omega 3 antiinflamatorio, lo cual repercute seriamente en  el sistema cardiovascular, produciendo infartos, arterioesclerosis y otras enfermedades vasculares.

 

Seguir una dieta que regule el metabolismo con proteína baja en grasas trans (grasas malas), alta en grasas saludables, hidratos de carbono de baja carga glicémica, vegetales y fruta, debería ser el principal objetivo de salud.

 

En la década de los años 80, se desarrolló la industria de los alimentos procesados baratos y sabrosos, que terminó creando las condiciones para todas estas enfermedades, pero en especial, para el aumento de la frecuencia de obesidad y la diabetes.

 

El problema es que la inflamación, un maravilloso mecanismo de protección contra las infecciones y de curación de las heridas, se está volviendo crónica y persistente como consecuencia de una dieta incorrecta y eso nos está enfermando.

 

Lo grave es que se trata, como ya dijimos, de una inflamación de bajo grado, silenciosa, que va acumulando lesiones y cuando se hace clínicamente evidente, posiblemente ya pueden haber muchos daños establecidos.

 

Debemos recordar algo que se olvidó en medicina: la prevención.

 

Nuestro trabajo en VitaSana es precisamente este, que usted aprenda a vivir sanamente, a alimentarse correctamente, a mantener los nutrientes básicos que todos necesitamos, a ayudar al cuerpo, cuando es necesario, a auto repararse mediante fármacos biológicos estimuladores, a cuidar y a fortalecer su cuerpo mediante el ejercicio y a buscar el equilibrio mental, emocional y espiritual. Pero todo esto solo lo puede hacer usted.

 

Nosotros le indicaremos como hacerlo y lo acompañaremos en su proceso de autocuración.

 

Buena suerte en el control de su salud, de su vida y de su futuro.

 

 

Recuerde: el exceso de grasa inflama su cuerpo y lo enferma.

compartir