Intestino Permeable

Intestino Permeable

Nuestro sistema digestivo comienza en la boca y termina en el ano y está abierto y comunicado permanentemente con el mundo exterior a través de nuestra alimentación.

Imagíneselo como un largo tubo con diferentes secciones: el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso o colon, cada una de estas secciones con distinta longitud y cumpliendo una función específica.

La pared de este largo tubo es una maravilla de la evolución: es semipermeable. Pensemos en el intestino delgado, que es la parte más larga y que tiene la función de absorber los alimentos. Deja pasar o filtra lo bueno y es impermeable a lo malo o tóxico, eliminándolo por las heces.

El intestino delgado mide aproximadamente 6 metros de longitud y está revestido internamente por una mucosa que a su vez tiene millones de prolongaciones microscópicas llamadas vellosidades intestinales que hace que la superficie de real de absorción de la mucosa sea de aproximadamente 400 metros cuadrados.

Intestino Permeable

Esta mucosa está formada por millones de células unidas entre sí por estructuras que la hacen impermeable a partículas extrañas, a bacterias, virus y a hongos. Formando parte muy importante de esta mucosa está el tejido linfático, en forma de millones de micronódulos llamados folículos linfáticos formados por linfocitos. Estos tienen la importantísima tarea de defendernos de todos los elementos extraños que pueden causarnos daño.

 

Intestino Permeable

Estos linfocitos son la primera barrera que nuestro sistema opone en primera línea para defendernos y mantenernos sanos. De hecho el 70% de nuestro sistema inmune está en nuestro intestino y esto es porque el intestino está en directo contacto con el exterior a través de lo que ingerimos por la boca.

Por lo tanto para mantener sano y eficiente el sistema inmune debemos mantener sano al intestino.

Detrás de cualquier enfermedad crónica siempre hay una inflamación intestinal que afecta al sistema inmune y este como respuesta libera muchas moléculas inflamatorias que viajan por todo el organismo produciendo inflamación de las articulaciones, de otras mucosas como las amígdalas, senos nasales y paranasales, de las manos y de muchos otros tejidos y órganos.

En el Centro VitaSana la Nutrición Funcional y el acompañamiento o couching nutricional forma parte fundamental del tratamiento de una enfermedad crónica.

Los efectos y resultados en la sintomatología y en el sentimiento de bienestar son muy rápidos, porque cuando se le dan las condiciones adecuadas al organismo para que active sus múltiples mecanismos de defensa y de mantención de la salud, el organismo lo hace en forma rápida, efectiva y duradera.

compartir