La Inflamación Crónica

inflamacion cronica

La inflamación es la reacción de los tejidos vivos a cualquier forma de lesión, e implica respuestas vasculares, neurológicas, humorales y celulares, que ocurren en el sitio dañado.

Su objetivo es destruir al agente causante del daño. Junto con esta respuesta, se produce además un segundo fenómeno desarrollado en forma paralela: la reparación. En este proceso, las células perdidas o destruidas son remplazadas por células normales.

La inflamación es un maravilloso mecanismo de defensa de nuestro organismo, resultado de millones de años de evolución.

La inflamación puede ser aguda o crónica.

La inflamación aguda es benéfica y nos protege de la infección de virus y bacterias o de lesiones a nivel de nuestros órganos, como una apendicitis aguda. Lo característico de la inflamación aguda es que se produce rápidamente, hace su trabajo y desaparece, dejando al órgano o tejido afectado totalmente recuperado y reparado.

La inflamación crónica, por el contario, es la respuesta inflamatoria mantenida en el tiempo, como consecuencia de una agresión persistente, durante semanas, meses o años.

Puede ocurrir por la continuación de una inflamación aguda que no es capaz de resolver la agresión, por persistencia del agente causal, por interferencia en el proceso normal de reparación, o por una reacción de tipo crónico desde el principio de la agresión.

La inflamación crónica, muchas veces subclínica y asintomática, es dañina y perjudicial ya que persiste en el tiempo y el organismo entra en un proceso de intentar la solución del problema, sin lograrlo y produciéndose, en el tiempo, daño en los tejidos y órganos con instalación de enfermedades crónicas, como las enfermedades autoinmunes, de difícil tratamiento.

Está muy claro que la inflamación crónica es el común denominador de muchas, si no todas, las enfermedades crónicas de gran impacto en la calidad de vida y de gran frecuencia en nuestra sociedad moderna, tales como la arterioesclerosis, el síndrome metabólico y el cáncer, entre muchas otras.

¿Y cual es el origen de la inflamación crónica?

La respuesta está en nuestro intestino y en las millones bacterias que contiene.

La evidencia es abrumadora: si el intestino está inflamado ingresarán a nuestro organismo partículas de alimentos, toxinas, bacterias malas y muchas otras cosas más que producirán una inflamación crónica y que alterará nuestra flora bacteriana protectora. Vea al artículo del Intestino Permeable.

compartir